Comme Des Garçons 2

Comme des Garçons 2 Eau de Parfum 100 ml.

Comme des Garçons 2, basado en contrastes y complementos, ha sido creado en torno a la idea de unión entre elementos opuestos: tecnología y naturaleza.

Rei Kawakubo quería una fragancia cuyo aroma oliera como su emblemático color “negro”. El número 2 impreso en la botella, expresa la dualidad entre lo masculino y lo femenino, y este perfume puede ser, tan sólo lo que tú quieras que sea, tú lo portas, tú lo conviertes, él tiene aristas suficientes para ser todo. Si me dijeran que resumiera muy brevemente este perfume, tan sólo acertaría a decir: luces y sombras. (vitalismo y oscuridad)

Comme des Garçons 2 , tiene una apertura tan densa como agradable, abre con una buena sobredosis de aldehídos, aquí cabe destacar, que los aldehídos no se perciben macerados, se perciben nuevos, frescos y carnosos, junta a la sensual y chispeante salida aldehíca, pronto nos encontramos con una de las sorpresas, la galáctica y legendaria tinta sumi (nunca he tenido el placer de escribir con una estilográfica japonesa), pero si ese es el aroma, lo adoro. Con el toque sintético de la tinta sumi, abrimos la caja de pandora..empieza el juego..

La fragancia, a partir de su apertura, por momentos se vuelve incontrolable, sumamente divertida, las notas se contraponen unas con otras, pero todas acaban encontrando su lugar, que curiosamente, siempre parece ser el adecuado. Los carnosos aldehídos de la apertura, no son un leve espejismo, no buscan tan sólo engatusar al olfato, se mantienen presentes en casi todo el desarrollo, para dar nuevas embestidas cada vez que menos lo esperas, con un carácter metálico y fresco junto a la tinta sumi.

Su personalidad floral y empolvada, pronto hace acto de presecia, el dulzor de la magnolia contrasta con leves lotes de masculino vetiver. Aquí ya empezamos con grandes contrastes, la fragancia es luminosa, vital, picante, parece quererse expresar a gritos; pero al costado, nuestra pituitaria nos empieza a decir otra cosa más reflexiva, toques de amargo mate absoluto, inciensos ahumados, cedro, tibio pachuli, sensual y cálido ambar, y el complejo ladano haciendo girar en torno al almizcle seco. El número 2, la dualidad, las luces y las sombras, los contrastes aromáticos..conforman un puzzle aromático complejo, divertido, sensual y chispeante.

Su secado, su muerte, es tan buena como todo su desarrollo. Nos quedamos con todas las notas sonando al unísono, siguen contraponiéndose, el perfume, cada vez que lo aplicas, huele diferente. Pero su fin, nos desprende un aroma a tierra mojada, a dulces raíces húmedas, flores empolvadas, picor metálico…un complejo dulzor ahumado acaba con los últimos compases del maravilloso y enigmático número 2..

Descripción del Producto

Comme des Garçons 2, basado en contrastes y complementos, ha sido creado en torno a la idea de unión entre elementos opuestos: tecnología y naturaleza.

Rei Kawakubo quería una fragancia cuyo aroma oliera como su emblemático color “negro”. El número 2 impreso en la botella, expresa la dualidad entre lo masculino y lo femenino, y este perfume puede ser, tan sólo lo que tú quieras que sea, tú lo portas, tú lo conviertes, él tiene aristas suficientes para ser todo. Si me dijeran que resumiera muy brevemente este perfume, tan sólo acertaría a decir: luces y sombras. (vitalismo y oscuridad)

Comme des Garçons 2 , tiene una apertura tan densa como agradable, abre con una buena sobredosis de aldehídos, aquí cabe destacar, que los aldehídos no se perciben macerados, se perciben nuevos, frescos y carnosos, junta a la sensual y chispeante salida aldehíca, pronto nos encontramos con una de las sorpresas, la galáctica y legendaria tinta sumi (nunca he tenido el placer de escribir con una estilográfica japonesa), pero si ese es el aroma, lo adoro. Con el toque sintético de la tinta sumi, abrimos la caja de pandora..empieza el juego..

La fragancia, a partir de su apertura, por momentos se vuelve incontrolable, sumamente divertida, las notas se contraponen unas con otras, pero todas acaban encontrando su lugar, que curiosamente, siempre parece ser el adecuado. Los carnosos aldehídos de la apertura, no son un leve espejismo, no buscan tan sólo engatusar al olfato, se mantienen presentes en casi todo el desarrollo, para dar nuevas embestidas cada vez que menos lo esperas, con un carácter metálico y fresco junto a la tinta sumi.

Su personalidad floral y empolvada, pronto hace acto de presecia, el dulzor de la magnolia contrasta con leves lotes de masculino vetiver. Aquí ya empezamos con grandes contrastes, la fragancia es luminosa, vital, picante, parece quererse expresar a gritos; pero al costado, nuestra pituitaria nos empieza a decir otra cosa más reflexiva, toques de amargo mate absoluto, inciensos ahumados, cedro, tibio pachuli, sensual y cálido ambar, y el complejo ladano haciendo girar en torno al almizcle seco. El número 2, la dualidad, las luces y las sombras, los contrastes aromáticos..conforman un puzzle aromático complejo, divertido, sensual y chispeante.

Su secado, su muerte, es tan buena como todo su desarrollo. Nos quedamos con todas las notas sonando al unísono, siguen contraponiéndose, el perfume, cada vez que lo aplicas, huele diferente. Pero su fin, nos desprende un aroma a tierra mojada, a dulces raíces húmedas, flores empolvadas, picor metálico…un complejo dulzor ahumado acaba con los últimos compases del maravilloso y enigmático número 2..

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. CERRAR